Taylor Swift se reconcilia con Katy Perry, pero no con Kim Kardashian y Kanye West

Katy Perry le envió una rama de olivo a Swift, quien agradeció el gesto en sus redes sociales. Sin embargo, en el primer concierto de su gira ‘Reputation’, la cantante reflexionó sobre el enfrentamiento con Kim Kardashian y Kanye West y dijo que no olvida ni perdona.

Puede que Taylor Swift esté dispuesta a olvidar sus desencuentros con Katy Perry, pero eso no implica que vaya a hacer lo mismo con Kim Kardashian y Kanye West después de que el rapero asegurara -contra su versión de los hechos- que tenía permiso para llamarla zo**a en su canción ‘Famous‘ y de que su esposa grabara sin su consentimiento una conversación telefónica entre ellos que posteriormente hizo pública.

En el primer concierto de su gira ‘Reputation’, tanto Taylor Swift como Katy Perry parecen haber enterrado el hacha de guerra después de que la intérprete de ‘Teenage Dream’ le enviara (literalmente) una rama de olivo con una carta escrita a mano que consiguió emocionar a la de Nashville. Sin embargo, en su primer concierto de su stadium tour en Glendale (Arizona), la rubia dejó claro que no olvida ni perdona.

Con la excusa de explicar la escenografía de su espectáculo, en el que las cobras doradas ocupan un lugar de honor y sin hacer mención ninguna al famoso matrimonio, Swift recordó los difíciles momentos que atravesó a raíz de su público enfrentamiento y cómo llegó incluso a dudar de sí misma.

“Hace unos años alguien me llamó ‘serpiente’ en las redes sociales, y el término tuvo éxito. Y entonces mucha gente comenzó a llamarme muchas cosas en las redes sociales. Atravesé unos momentos muy bajos durante un tiempo por culpa de todo aquellos; no sabía si algún día tendría la oportunidad de volver a hacer esto. Y supongo que con las serpientes quería mandaros una especie de mensaje a vosotros: si alguien utiliza insultos u os llama cosas para haceros bullying en la esfera virtual, e incluso si muchos otros se suman, no tenéis por qué daros por vencidos. Puede servir para haceros más fuertes”, aseguró Taylor Swift ante el público.

Si bien es cierto que la alocución de Taylor Swift era principalmente una reflexión sobre el duro golpe que había sufrido su imagen pública y el arma de doble filo que son Instagram y otras plataformas -las mismas que en su momento sirvieron para encumbrarla como un ídolo juvenil querido por sus fans y los padres de esto y en las más tarde se fraguaría su caída-, en el fondo el mensaje importante estaba claro: que Kim Kardashian y Kanye West pudieron tocarla, pero no hundirla, y que ahora ha regresado más fuerte que nunca.

“Creo que al final salió algo bueno de todo eso, una lección muy importante que llevo repitiéndoles desde el escenario durante diez años pero que yo misma no había aprendido, y que tiene que ver con la importancia que le otorgamos a nuestra reputación. Esa lección es que no debe preocuparte que mucha gente que no te conozca no te comprenda, siempre y cuando lo hagan quienes sí te conocen“, añadió para agradecer después el apoyo de sus incondicionales: “Gracias, gracias, gracias por tomarse el tiempo para conocerme, por quedarse a mi lado y por verme como un ser humano”.

Katy Perry le hizo llegar una rama de olivo a su antigua amiga, de quien se distanció en 2012, año en el que pasaron de ser amigas y colegas que compartían una sana rivalidad en las listas de éxitos a enemigas declaradas en el plano personal, un enfrentamiento que se alimentó con indirectas a través de las redes sociales y de sus respectivos singles durante cinco años mientras la prensa documentaba cada nueva entrega.

El primer motivo de distanciamiento entre las dos artistas surgió cuando la intérprete de ‘California Gurls’ inició una relación sentimental con John Mayer, uno de los exnovios de Swift, pero el punto de ruptura se habría producido después de que Katy Perry tratara supuestamente de arrebatarle a su competidora a tres de los integrantes de su grupo de bailarines poco antes de un importante concierto. La respuesta de Taylor  Swift no se hizo esperar y llegó en forma del tema ‘Bad Blood’, que podría traducirse como ‘mal rollo’ y que iba dedicado a una “estrella del pop” cuya identidad nunca quiso revelar. Tampoco hacía falta.

Tras lanzar su propio contraataque en forma de la canción ‘Swish Swish’ en su último disco, Katy Perry reconocía hace unos meses estar cansada de esa guerra fría que se alargaba ya demasiado tiempo, aunque insistía en que debía ser la de Nashville quien diera el primer paso hacia una reconciliación. Pues bien, parece que la estrella ha cambiado de idea, ya que de cara al primer concierto de la nueva gira de Taylor Swift le ha hecho llegar un obsequio cargado de simbolismo: una caja con una rama de olivo y una carta escrita de su puño y letra.

Swift agradeció este detalle compartiendo un video en sus redes sociales en el que reconoce haberse emocionado: “Acabo de llegar a mi camerino y me he encontrado una rama de olivo auténtica. Esto significa mucho para mí”, dijo en la grabación compartida en su Instagram Stories junto al mensaje “Gracias, Katy” acompañado de dos corazones.

Taylor no ha querido desvelar el contenido de la misiva, pero sus avezados seguidores no han tardado en descifrar los primeros renglones que se ven de refilón en el vídeo y que rezarían: “Querida vieja amiga. He estado reflexionando acerca de nuestros malentendidos pasados y los resentimientos que pueda haber entre otras. Me gustaría aclarar las cosas. Siento mucho…”. El resto de la carta no ha trascendido públicamente, pero sin duda seguirá la misma línea conciliadora.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *