Alex Rodriguez rememora el día en que conoció a Jennifer Lopez

El exjugador de béisbol Alex Rodriguez no podría irradiar más entusiasmo cada vez que se somete a cualquier tipo de pregunta relacionada con la sólida relación sentimental que mantiene con la cantante Jennifer Lopez, a la que le une ya cerca de un año de intenso romance caracterizado, entre otras muchas cosas, por el sinfín de halagos que se dedican el uno al otro en sus apariciones televisivas y, de forma más reciente, por la adquisición conjunta de su primer nidito de amor en pleno centro de Nueva York.

Por eso no debería resultar sorprendente a estas alturas que el ahora empresario se haya vuelto a deshacer en elogios hacia la polifacética estrella por la forma en que esta ha cambiado radicalmente su vida en los últimos meses, hasta el punto de asegurar tajante que el día en que conoció a Jennifer fue el más “afortunado” de todos los que ha tenido en su vida.

“Describiría ese día como el más afortunado de mi vida, un auténtico golpe de suerte. Alguien me toca el hombro, me doy la vuelta, no soy capaz de reconocer a esa persona y, de repente, me doy cuenta de que es Jennifer Lopez caracterizada como su personaje de Harlee en [la serie] ‘Shades of Blue’, vestida con unos vaqueros y unas botas grandes. Me llevó cinco segundos reconocerla. Y lo primero que le dije fue: ‘Oh Dios mío, Jennifer, estás guapísima’. Me puse muy nervioso”, ha contado a su paso por el programa de Ellen DeGeneres, justo antes de revelar la respuesta que le ofreció su ahora pareja.

“‘Creo que tienes mi número, ¿verdad? Llámame’. Y esa misma noche la llamé y empezamos a hablar”, ha confesado al tiempo que dejaba conmovido al público de espacio televisivo.

Hace solo unas semanas la propia Jennifer reflexionaba públicamente sobre los entresijos de su historia de amor con el exdeportista y, de forma más concreta, sobre aquellos factores que estaban jugando un papel fundamental en la buena marcha de la misma, entre los que destacan el apoyo incondicional que le ofrece Alex para ayudarle a compaginar sus diversas labores y la complicidad derivada de su compromiso mutuo por sus respectivos trabajos.

“Es un hombre que me apoya constantemente. Por ejemplo, el otro día se quedó conmigo hasta que terminé de ensayar [su espectáculo de Las Vegas] a la una de la mañana, y eso que él se había pasado todo el día trabajando y yo también. Los dos formamos parte de una industria muy particular, y el hecho de que los dos sabemos perfectamente cómo funciona nos sirve para entender lo que necesita el otro. Tener a tu lado a alguien que de verdad comprende por lo que estás pasando es muy reconfortante”, aseguraba la diva del Bronx.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *